viernes, 28 de enero de 2011

La nostalgia.





Lo echo mucho de menos.
Muchísimo.

La mochila con más de 20 kilos perfectamente acoplada a la espalda.
La cantimplora burbujeando con cada paso casi indicando la cantidad de agua que quedaba.

Las vistas desde lo alto, desde lo más alto.

El prometerte aguantar una hora o 4 tramos de subida más. Cumplirlo.
El orgullo de llegar donde otros, antes de ni siquiera pensarlo, ni lo intentan.
Sacar el mapa del ejército de la espalda y hacer una equis más.

Respirar aire limpio.



Dormir al raso en verano y en alguna ocasión, en invierno, en un agujero en la nieve.
Dormir en el suelo y compartir hoguera y refugio con gente a lo que no volverás a ver.
Sorprenderte de que no te duele nada tras días de caminata.

Bañarte al amanecer en una garganta a -5ºC con agua fina. Suave.

Salirte del camino marcado y que nunca dejara de merecer la pena.
Olvidar todo y no echar de menos nada.
Y que la nada sea lo más cotidiano.

Saborear la comida recién hecha. Sin ninguna prisa.



Lavar la ropa casi anocheciendo y tenderla.
Montar la tienda al caer el sol y desmontarla antes de que amanezca.

Curarte las yemas en medio de alguna vía.
Y las rozaduras de las rodillas, y las del arnés, y las de alguna quemadura de la cuerda.

Sobre todo, escuchar al aire azotando las orejas.
Tu propio jadeo haciendo de marcapasos.
Y notar como se te hinchan las arterias en el esfuerzo.



He tardado años en identificar aquello y ponerle nombre.
Era escuchar la soledad, tocarla, olerla, saborearla.
Una soledad elegida, para desprenderme de cosas banales y superfluas.
Para aprender a distinguirlas en la distancia y saber disimular que lo sabes a la vuelta.

La primera vez fueron 15 días. Después 32 y 35.
En medio muchísimas escapadas cortas, desde horas hasta días.

No es que lo eche de menos, es que me hace falta.

Y no sé aún si me entiendes.




6 comentarios:

  1. Ese naranja junto al blanco quedafenómeno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Excelente imagen, excelentes palabras acompañándola.....Bendita soledad cuando es elegida....Sigue así, regalándonos imágenes y textos tan hermosos.Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los tres por la visita y por los comentarios.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Yo un día, quince, caminé por Gredos. Y subí. Y miré.
    Y bebí agua. Sin cloro ni ná. Y estaba riquísima.
    Esa montaña te está esperando de nuevo, creo.

    ResponderEliminar
  5. Uy! Se me pasó este, Olga, lo siento.

    Eso me lo tienes que contar, más detenidamente.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...